Preguntas Frecuentes

Muchos de los pacientes que son remitidos al servicio de Neuropsicología, no tienen conocimiento sobre ésta disciplina y llegan a consulta con varias dudas, algunas de las cuales se expondrán a continuación:

  • 1. ¿Qué diferencia hay entre un Neurólogo, Psicólogo y Neuropsicólogo?

    El neurólogo se centra en las enfermedades que afectan el Sistema Nervioso central (SNC) y periférico (SNP), es decir, del cerebro, la médula espinal, los nervios craneales y periféricos, las raíces nerviosas del sistema nervioso autónomo, la placa neuromuscular y los músculos. Entre las enfermedades más frecuentes están las demencias, enfermedades cerebrovasculares, epilepsias, migrañas, esclerosis múltiple, tumores cerebrales, traumas de cráneo, entre otros.

    Por otro lado el psicólogo se encarga de los trastornos mentales, también conocidas como enfermedades psiquiátricas, las cuales se evidencian en el pensamiento, las emociones y/o comportamiento y afectan la calidad de vida.

    El Neuropsicólogo estudia la afectación de las funciones cognitivas una vez el paciente ha sido diagnosticado con una enfermedad Neurológica, psiquiátrica o trauma de cráneo. Se espera que los resultados obtenidos en la evaluación sean congruentes con su edad y nivel de escolaridad, de lo contrario, se le sugiere iniciar proceso de rehabilitación Neuropsicológica.

  • 2. ¿Qué son las funciones cognitivas?

    Son una serie de procesos mentales originados en su gran mayoría en la neocorteza y lóbulos cerebrales, éstas nos permiten tener un adecuado desempeño a la hora de resolver un problema. Entre estas funciones está el pensamiento, el Coeficiente Intelectual, los procesos atencionales, la memoria, la capacidad de planeación, funciones ejecutivas, la velocidad de procesamiento, la motricidad, las gnosias, el lenguaje, entre otras.

  • 3. ¿Por qué realizarse una Evaluación Neuropsicológica?

    Porque es considerada un método diagnóstico efectivo, que estudia el funcionamiento cerebral y nos brinda información adicional a los otros exámenes clínicos como el electroencefalograma, la resonancia magnética, la tomografía axial, exámenes de laboratorio, entre otros. Esta evaluación, nos arroja un resultado sobre el estado actual de las habilidades cognitivas, el nivel de independencia y la capacidad de adaptación del sujeto, el cual se entrega en un informe.

    Por lo general, remiten al servicio de neuropsicología cuando se presentan síntomas o quejas relacionadas con la atención, la memoria, el comportamiento, el lenguaje, alguna enfermedad médica o trauma. Sin embargo, se considera importante realizar un informe Neuropsicológico a personas sanas, con el fin de obtener un perfil cognitivo de base, al cual se le pueda hacer seguimiento en el tiempo, en especial, para aquellos casos que en el futuro puedan presentar alguna patología médica que pueda afectar su rendimiento cognitivo.

  • 4. ¿Cada cuánto se debe realizar una evaluación Neuropsicológica?

    Dependiendo del caso. Si el paciente está en tratamiento de rehabilitación Neuropsicológica, se recomienda hacer una evaluación de seguimiento cada 6 meses o año siempre y cuando haya cumplido con los ciclos de la rehabilitación. De lo contrario se recomienda una espera de como mínimo 2 años, especialmente para la reevaluación de las pruebas de inteligencia.

    Se debe evitar la aplicación de la misma prueba en periodos cortos de tiempo, con el fin de evitar el efecto aprendizaje, el cual puede alterar los resultados de la segunda evaluación, por el conocimiento de las preguntas o actividades a realizar.

  • 5. ¿Qué es la rehabilitación Neuropsicológica?

    Es el procedimiento mediante el cual se entrenan las funciones cognitivas que han sido afectadas por una lesión cerebral, o aquellas que presentan un bajo desempeño respecto a la edad y al nivel escolar de la persona. Este proceso se da gracias a la neuroplasticidad cerebral y a técnicas aplicadas a través del reentrenamiento, compensación y sustitución.

    Para poder iniciar con la rehabilitación neuropsicológica, es importante haber realizado una evaluación neuropsicológica y tener un informe no mayor a un año. Esto con el fin, de poder orientar al profesional cuáles son los diagnósticos y las funciones cognitivas alteradas.

    De acuerdo al informe, se presenta el programa de rehabilitación, y se inicia con un chequeo en general del propio paciente, el cual se anota con el fin de observar su progreso a través de las sesiones realizadas y se comparan los resultados obtenidos con su desempeño inicial.

    El proceso de rehabilitación se hace con base en la estimulación cognitiva y en los fundamentos de la plasticidad neuronal. En cada sesión, se orienta al paciente en los ejercicios mas pertinentes para realizar desde su hogar u oficina.

    A continuación se describen los procesos cognitivos a fortalecer:

    Funciones ejecutivas: flexibilidad cognitiva, razonamiento, planeación, organización, secuenciación, control inhibitorio, control y span atencional, atención sostenida y selectiva, seguimiento de instrucciones, solución de problemas, habilidades construccionales, fluidez verbal y gráfica. Memoria: memoria verbal y no verbal, memoria declarativa (semántica y episódica) memoria icónica y ecóica, memoria procedimental, memoria operativa. Atención: Velocidad de procesamiento, atención sostenida, atención selectiva, atención alternante, atención dividida. Gnosias: percepción visual, táctil y auditiva. Lenguaje: Expresión, comprensión, repetición, fluidez verbal, conciencia fonológica, habilidades metalinguísticas. Praxias: Motricidad fina y gruesa. Habilidades del rendimiento académico: Lectoescritura y matemáticas. Otras: Habilidades espaciales y habilidades conceptuales.

    Las consultas por rehabilitación mas frecuentes son: déficit de atención, dificultades de aprendizaje, traumas de cráneo, epilepsias, enfermedad cerebrovascular, trastornos del estado de ánimo, esquizofrenia, deterioro cognitivo, trastorno depresivo, trastorno afectivo bipolar, enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer y el parkinson.

  • 6. ¿Qué es un entrenamiento neuropsicológico?

    Se realiza para aquellas personas que no presentan ninguna patología médica pero quieren aumentar el desempeño de su funcionamiento cognitivo, para un mejor rendimiento a nivel académico, laboral o personal. Como también para aquellas personas que sientan que su rendimiento en las actividades diarias ya no es el mismo que el de antes y que presenta quejas de memoria y problemas atencionales.

    Recuerde que una de las mejores maneras de mantener las funciones cognitivas activas, es por medio del estudio.